Cómo preparar la botella

Usa una botella de plástico para que no haya riesgo de roturas.

Lo primero es hacer un orificio en el centro de la tapa. Para ello se calca el contorno circular de la tapa en un papel. Se recorta el círculo dibujado. El círculo recortado se dobla en cuatro partes y se le recorta la puntita.

Tapón

El círculo recortado se sitúa bien centrado sobre la tapa y se marca el centro a través del agujero del papel. El orificio en la tapa se puede hacer con un clavo. Algunos plásticos se quiebran y será necesario hacerlo con un clavo caliente sostenido con pinzas o con un taladro con una broca delgada. Hazlo con precaución. Se pasa la cuerda por el orificio.

Esto es importante: la cuerda no debe quedar floja, para ello se amarra un palito o un clip en el extremo interior de la cuerda y se pega con cinta adhesiva en el interior de la tapa. No debe resbalar cuando la cuerda esté torcida.

Soporte cuerda

El extremo libre de la cuerda es sujeto de un clavo en el marco de una puerta, ventana o cualquier soporte firme. No olvides apretar bien la tapa antes de hacer girar la botella.

Pinza

Cuando la botella gira muy rápidamente se bambolea demasiado, para evitarlo se puede usar el orificio de una pinza que no aprisione la cuerda, solamente para mantener la cuerda en su sitio permitiéndole girar libremente. Se puede usar también una tarjeta con una perforación.


En lo que viste el agua está pintada con tintes para alimentos.

aunque es posible usar cualquier aceite, es mejor usar uno que sea más fácil de manejar y del que sea más fácil de limpiar derrames. El que se usó es el que venden en farmacias como aceite para bebé.


Volver a Superficies líquidas.